4. Ceras y ceras autoemulsionantes

Las ceras autoemulsionantes son las encargadas de juntar dos fases inmiscíbles entre sí, mediante microgotículas que atrapan en su interior las moléculas inmiscibles, haciendo que todo tenga una apariencia de fase continua.

En cosmética natural se utiliza para hacer emulsiones entre aceite y agua. En cosmética sólida cumplen con varios cometidos en función del producto en el que están incluidas. Acondicionan y ayudan a humectar tanto piel como cabello, y hacen que nuestra cosmética sea más sólida y compacta.

Si cuando realices tus elaboraciones hace mucho calor, puedes subir o bajar la cantidad de estas ceras autoemulsionantes para conseguir una mayor dureza en tu cosmética sólida que lo lleve en su composición.

Hay muchos tipos de ceras autoemulsionantes, aquí te nombro las más habituales junto a dos ceras normales, quiero decir, sin la capacidad de unir dos fases inmiscibles y mezclarlas entre sí.

Lanette N – De origen vegetal, apto para todo tipo de piel. Punto de fusión 65oC aproximadamente.

Olivem 1000 – De origen vegetal, en concreto, derivado del aceite de oliva. En piel se siente especialmente suave y ligera.
Punto de fusión entre 75oC – 80oC.

Protelan ENS – De origen vegetal y, en concreto, de materiales renovables. Muy sedosa y suave. Tiene efecto nutritivo en piel, cuidando y protegiendo para que no pierda humectación.
Punto de fusión entre 65oC – 70oC.

Cera de abejas – En el mercado encuentras diferentes tipos de ceras de abejas, cera refinada o alba, cera pura amarilla…
La cera de abejas aporta emoliencia a la piel y la cubre con una barrera protectora que la mantiene aislada de las inclemencias del tiempo, reduciendo el daño oxidativo y la pérdida de humectación natural de la piel. Punto de fusión entre 61oC y 65oC aproximadamente.

Cera de soja – Puedes encontrarla de alto o bajo punto de fusión. La cera de soja es suave y agradable en piel.
Sirve para hacer velas naturales fácilmente.
Alto punto de fusión 54oC – 60oC.

Bajo punto de fusión 38oC – 44oC.